Ser madres en tiempos modernos!

Ser madres en tiempos modernos!

por KAT RIOS

- 3 min. de lectura -

La mayoría de nosotros tenemos un profundo aprecio por nuestras madres que trasciende cualquier descripción. Por grandes y dedicados que sean muchos padres, son por lo general nuestras madres las que tienen un impacto más persistente y generalizado en nuestras vidas.

Y aunque la maternidad es incluso venerada, por muchas personas y en la mayoría de las familias, una vez que salimos de nuestros hogares y entramos en la vida pública, se produce una transformación notable. Allí, la maternidad es vista como una especie de exilio o destierro de las cosas importantes de la vida, y como una carga desafortunada que merece lástima y pide rescate.

El Día de la Madre nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre el valor de las madres en nuestras propias vidas. Pero también debería llevarnos a reflexionar sobre el valor de la maternidad en general, su importancia para nuestra sociedad y las formas en que podríamos rescatar a las madres a tiempo completo no de la maternidad en sí, sino de la marginación social que actualmente acompaña a su elección.

Hace algunos años, las madres y amas de casa poseían una serie de habilidades que hoy en día han perdido totalmente su valor.

Si nos remontamos más atrás aún y pensamos en nuestras abuelas y las madres de su época, que lo tuvieron muy difícil: Sin electricidad, sin lavadora ni secadora, horno microondas o lavavajillas; sin coche, sin ordenador pero y que pasa con nosotras, las madres modernas? Acaso lo tenemos muy fácil?

Personalmente, hay días en los que me siento taxista no remunerada, paso tanto tiempo en llevar y traer a mis hijos del colegio, de las fiestas de cumpleaños, de la locura de agenda de las extraescolares o de las casas de los amigos, que se me van las horas al de un lado a otro en el coche.

Pero es que las madres modernas no acabamos aquí, ahora además de taxistas, también somos Community Manager. Necesitamos manejar con soltura y gracia el WhatsApp, además de otras muchas herramientas, empezando por el correo electrónico, pasando por Telegram, Twitter, Instagram, Facebook y otras más específicas como Teams, Meets o Google Calendar. La información y las tareas del colegio llegan por canales tan diferentes que estar al día de todo, requiere de muchisima habilidad .

Ah pero es que también somos secretarias, no nos olvidemos de ello. Llevamos la agenda de los niños, (y la de los maridos, que también cuenta) coordinamos con otras mamás quedadas, fiestas, tareas de grupo, fiestas de cumpleaños, vamos a las reuniones y las tutorías; sabemos cuándo se van de excursión y qué tienen que llevar a la excursión. Y por supuesto cuidamos también de la salud de la familia, estamos al día de las revisiones médicas, vamos al pediatra o al especialista y por supuesto no nos podemos olvidar del oculista y el dentista, como poco.

Y aunque en muchas sociedades, el papel de esposa y madre ha incluido una insignia de inferioridad e incluso de servidumbre a los hombres, sirviendo en muchos casos como prisión y limitando la libertad de las mujeres para vivir plenamente sus vocaciones, afortunadamente la sociedad moderna empieza a cambiar gracias en gran parte a los movimientos feministas del siglo XX.

Aunque todavía permanecen vestigios de desigualdad, las mujeres ahora tenemos derecho legal y social, e incluso se nos anima, a abandonar o evitar la vida doméstica y seguir nuestras propias carreras aparte de la maternidad. Además, la decisión de hacerlo generalmente se recibe con aplausos y estimas sociales. A las mujeres que toman tal decisión se les conoce como "empoderadas", "súper mamás" o mujeres que "lo tienen todo".

Lo curioso de todo esto es que según una encuesta reciente, solo el 16 por ciento de las mujeres opina que ser una madre que trabaje a tiempo completo es lo mejor para los niños. Una proporción significativa de las madres trabajadoras están obligadas por sus circunstancias económicas a contribuir a los ingresos del hogar. Estas mujeres están, en cierto sentido, en una posición similar a la de las mujeres en períodos anteriores de la sociedad: obligadas a desempeñar roles y a realizar tareas cotidianas contrarias a sus deseos. No son prisioneras de sus maridos, sino de presiones económicas que en ocasiones se ven magnificadas por la sociedad.

Y es que olvidamos que  la maternidad a tiempo completo y quedarse en casa, es una actividad con beneficios sociales que son difíciles de documentar y que solo se sienten indirectamente y es por este motivo que la sociedad tiende a no darse cuenta de sus beneficios, pero la cantidad de bien que hace un padre al estar presente para su hijo, es mayor que la cantidad de bien que cualquier CEO o líder mundial puede lograr a través de su trabajo. Porque los padres desempeñamos un papel significativo y único en su desarrollo psicológico de nuestros hijos.

Es importante que las mujeres tengamos una opción genuina en nuestra propia búsqueda de la felicidad y ninguna mujer que elija la maternidad a tiempo completo debe ser percibida bajo una luz negativa o aquella que se convierta en súper madre empoderada con una vida profesional fuera de casa, debería verse indebidamente limitada o juzgada por imposiciones sociales.

Desde AAIN queremos desearle un muy feliz día a todas aquellas mamitas que hacen de nuestro mundo un lugar lleno de alegría y amor.

Feliz dia mamás ❤️

 

 

THE MAG

  1. ¿Tienes la piel opaca? Estas podrían ser algunas de las causas

       - 3 min. de lectura - Cuando hablamos de la piel, sabemos que esta cambia todo el tiempo. Puede verse de una manera un día y luego de otra al si...
  2. Quieres ser mas productiva? Cuida de tu cerebro y no pierdas materia gris 😱

    - 5 min lectura - ¿Con qué frecuencia te sorprendes a ti misma en modo multitarea? Si eres como yo, entonces seguro que la respuesta es la gran par...
  3. Ser madres en tiempos modernos!

    Es importante que las mujeres tengamos una opción genuina en nuestra propia búsqueda de la felicidad y ninguna mujer que elija la maternidad a tiempo completo debe ser percibida bajo una luz negativa o aquella que se convierta en súper madre empoderada con una vida profesional fuera de casa, debería verse indebidamente limitada o juzgada por imposiciones sociales.